Mi primer caballo -José David Guarín
Mi primer caballo -José David Guarín
Mi primer caballo -José David Guarín
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Mi primer caballo -José David Guarín
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Mi primer caballo -José David Guarín
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Mi primer caballo -José David Guarín

Mi primer caballo -José David Guarín

Precio habitual
$45.000
Precio de venta
$45.000
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 

Mi primer caballo -José David Guarín

José David Guarín nació en Quetame en 1830 y murió en Zipaquirá en 1890. Vivió varios años en Ibagué, y estudió en el colegio San San Simón; luego se estableció en Bogotá y estudió literatura en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Fue escritor, diplomático y comediante. Hoy se lo recuerda por sus Cuadros de costumbres, publicados en El Mosaico, periódico literario dirigido por don José María Vergara y Vergara. Fueron varios (por no decir muchos) los escritores colombianos que con talento, gracia y simpatía dieron cuenta de cómo era la vida en este rincón del mundo llamado Colombia durante el s. XX; muchas fueron las páginas memorables que nos recuerdan el buen pasar de los colombianos en ese período de nuestra historia; Don Ricardo Silva, José Manuel Marroquín, Eugenio Díaz, entre otros, nos regalaron historias de una vivacidad y un ingenio que anticipan las de los grandes cronistas colombianos del s. XX: José Mar, Jaime Barrera Parra, Luis Tejada. Fueron ellos quienes dieron los pasos primeros del largo camino que ha recorrido esta literatura.

No fue fácil escoger solo tres entre los grandes escritores de Cuadros de costumbres del s. XX Finalmente nos decidimos por Vergara y Vergara, Eugenio Díaz y José David Guarín. De este último seleccionamos tres cuadros, tres simpáticas y coloridas acuarelas en las que vemos, oímos y sentimos el ritmo, el palpitar de la vida de hombres, mujeres y  niños que gozaron, sufrieron, se casaron, fueron a fiestas y un buen día se despidieron de este mundo. Es probable que después de la lectura de estos libros no sepamos datos ni fechas importantes ni nada de lo que los historiadores consideran importante; en cambio sabremos cómo caminaban, en qué empleaban sus días, sus noches sobre todo, cómo se reían y se vestían, cómo dormían y se enamoraban y se emborrachaban nuestros queridos abuelos. Y no solo eso: al levantarnos del sofá en el que hemos pasado dos o tres horas, sentiremos que hemos perdido el tiempo, que le hemos robado, de manera deliciosa, tres horas a la tediosa rutina de nuestra vida.

Los cuadros de costumbres que conforman este libro son: 

Mi primer caballo

Entre usted, que se moja

Un día de San Juan en tierra caliente

El maestro Julián